Sorbete de mandarina

Con la llegada del calor apetecen los helados y las bebidas frías. Me encantan los granizados, los sorbetes y demás familia, de hecho, en casa solemos prepararlos de todos los sabores: desde un simple granizado de limón hasta un frappé de lo más trendy.

Concretamente, los sorbetes y granizados me parecen -además de ricos y fáciles de preparar- una forma genial de aprovechar frutas que se encuentren en el límite de su vida útil.



Precisamente, en este caso me encontré que tenía en casa una buena cantidad de mandarinas de la última cesta; habían salido un poco más ácidas de lo habitual y se estaban quedando en el frutero viendo la vida pasar… ¿A quién no le ha pasado alguna vez? Así que me decidí a darles salida antes de que fuese demasiado tarde. Recurrí a mi fórmula magistral para sorbetes de fruta fresca y preparé este delicioso sorbete de mandarinas.

Las mismas proporciones que os enseño hoy sirven para preparar sorbetes de cualquier fruta de textura similar (reajustando la cantidad de azúcar según el dulzor de cada fruta): mandarinas, naranjas, limones, pomelos, fresas, piña… Si utilizaseis frutas más carnosas podríais necesitar un pequeño reajuste de los líquidos para que el resultado sea una bebida granizada y no un helado de frutas.

Algo que es fundamental para preparar este tipo de recetas es una batidora con mucha potencia, capaz de triturar el hielo de forma rápida. El hielo que utilizaremos para estas recetas es hielo industrial (el que venden en bolsas en supermercados y gasolineras); no utilicéis hielo hecho en casa porque se derrite con mucha más facilidad y el resultado no será bueno.

Vamos al lío. Con estas cantidades tendréis para 3-4 raciones:

Ingredientes:

500g de mandarinas
100g de azúcar
Un chorrito de licor de naranja
500g de hielo

Preparación:

Pelamos las mandarinas y comprobamos que no tengan semillas.

Ponemos en el vaso de la batidora las mandarinas, el azúcar y el licor de vuestro gusto (si no queréis poner licor podéis omitirlo). Yo utilizo Cointreau. Trituramos hasta conseguir un líquido muy fino y sin trozos de fruta ni pieles. Si utilizáis Thermomix programad 2 minutos a velocidad 10.

Agregamos el hielo y trituramos hasta que quede una mezcla homogénea y el hielo haya desaparecido.

Servimos inmediatamente y a disfrutar.